Castigos escolares que fueron demasiado lejos

De acuerdo con los psicólogos, la etapa escolar determina el comportamiento de las personas. Por tal razón, se ha demostrado que resulta vital el buen trato y el respeto de los profesores para con sus alumnos y viceversa. Pero no sucede así en ciertas partes del mundo, donde los castigos corporales no son parte del pasado y al contrario de lo que muchos creen, en pleno siglo XXI, aún existen maestros que agreden físicamente a sus alumnos. Ahora veamos algunos castigos escolares que fueron demasiado lejos.

Encerrarlos en un armario

En los cursos de pre kínder, jardín y en las primeras etapas de la formación académica, es muy usual que los maestros asusten a los niños haciéndolos creer en la existencia de un monstruo en el armario. En Houston, Texas, sucedió uno de estos casos, pues algunos docentes usaban el armario del conserje para someter a niños de 4 años. El castigo consistía en encerrarlos allí con la luz apagada, mientras ellos desde fuera les decían cosas aterradoras.

Nalgadas en frente de todos

Como si se tratara de una práctica medieval, en algunas escuelas de Estados Unidos, es algo muy frecuente. Uno de los casos más controversiales ocurrió en Marshal, Texas, en donde un niño de 6 años regresaba a su casa todas las tardes, con las nalgas totalmente moradas por los golpes que le propinaba su profesora. Esto sucedió en tres ocasiones, a causa de que interrumpió la clase.

Comer en el suelo

En una escuela de Nueva Jersey, durante el almuerzo, un alumno derramó un vaso de agua en el piso de la cafetería, razón por la que la directora de la institución, llena de cólera, reunió a todos los estudiantes de 5° grado y los obligó a comer en el suelo durante 10 días.

Cortar el cabello

En una ocasión, en Estados
Unidos, una maestra decidió cortar las trenzas de una niña de 7 años que no dejaba de jugar con su cabello. La neurótica mujer detuvo la clase e irritada, tomó unas tijeras, se paró en frente de la niña y para sorpresa de todos los presentes, cortó las trenzas violentamente.

Discriminación humillante

Una maestra devolvió a un alumno para su casa, por llevar zapatos de color diferente. El hecho ocurrió en una ciudad de Texas y la madre del menor, al enterarse de lo sucedido, llamó a la policía para que llevara de vuelta al niño, cuya familia no podía pagar zapatos negros.

Encerrar un niño dentro de una maleta

Un niño de 9 años, que padecía una enfermedad llamada autismo, en un colegio norteamericano, fue metido a la fuerza en una maleta de lona, misma que fue cerrada con un cordón muy ajustado. La responsable de este bochornoso acto, tuvo que someterse a una rigurosa investigación judicial.

Humillación pública

Dos jóvenes estaban peleando en una escuela secundaria, en México, pero fueron vistos por el director del establecimiento y éste los obligó, como modo de castigo, a sentarse en medio del patio, cogidos de las manos. Los demás estudiantes empezaron a gritarles y a tirarles objetos. Fueron humillados de modo tal, que uno de ellos decidió retirarse de la institución, luego de ese traumático incidente.

Orinar en el salón de clases

A una joven le fue negada la ida al baño, en un instituto educativo de Oklahoma, supuestamente por su bajo rendimiento. La maestra no hizo caso de sus peticiones y la obligó a que orinara en el aula, a la vista de todos sus compañeros de clase.

Estos casos se presentan en la cotidianidad de los salones de clase de muchos países del mundo.

Imagen: pixabay.com

Castigos escolares que fueron demasiado lejos
19 febrero, 2017
Se habla de:                                                     


Ver más Artículo al azar