Cómo saber si estoy a punto de perder mi empleo

¿Presientes que algo no marcha bien en tu trabajo? ¿Acaso tu jefe se tornado muy distinto en la forma de interactuar? ¿Hay un ambiente extraño y tenso en el sitio de labores? Pues lo más recomendable es prestar atención a estas señales, porque podrían ser claras muestras de que el despido viene fulminante.

Lo más reciente:

Para algunas personas puede resultar todo un acto liberador ser despedido, pues los propulsan a encontrar nuevas y mejores oportunidades. Pero también es cierto que para una inmensa mayoría, se trata de una situación muy traumática. Por eso, hemos recopilado un listado de tips, que podrían ayudar a alguien cuando en sus adentros se pregunta: ¿Cómo saber si estoy a punto de perder mi empleo? Veamos:

Intuición y malicia indígena

Es casi inevitable intuirlo. Se siente una zozobra muy extraña, como si estuviese ocurriendo algo. Se sabe por instintivo que el empleo se halla en condición de peligro. Al notarlo, se debe tener muy en cuenta y cerciorarse.

Disminución de autonomía

Al percatarse de que las decisiones que se acostumbraban, en relación con la labor que se desempeña, han sido delegadas a otros, sin si quiera preguntar, muy probablemente el jefe piensa en un despido. Es muy notorio cuando quieren sacar a alguien del juego, simplemente asignan tus tareas normales, a otro, sin más.

Un ambiente hostil y estresante

Dicen que en los pleitos del amor, el último en enterarse de todo es el más afectado. Así mismo sucede con las cuestiones laborales. En caso de que efectivamente se vaya a perder el empleo, será evidente cómo el equipo se va alejando como si se protegiera a sí mismo, de no juntarse tanto con el próximo despedido.

Se puede saber por las miradas extrañas, comportamientos raros y se siente que se ha perdido el apoyo del equipo, si lo hay. Lo siguiente es pasar a un nivel de desinformación total de lo que ocurre en la empresa, desde lo más importante, hasta los chismes rutinarios de pasillo.

Indiferencia total

Si haces bien o no tu trabajo, ya no es algo que te hagan saber a la hora que se ha decidido el despido. Llegar tarde o temprano, ya no causará ninguna reacción por parte de los superiores.

Intereses evidentes

Algo que da para sospechar grandemente, es que de repente te soliciten los listados de clientes, contactos, proveedores, personas claves, datos, etc, mismos con los que perfectamente alguien podría reemplazarte.

Silencio virtual

Extrañamente, ya no son respondidos los correos electrónicos. Tampoco llegan como de costumbre. La bandeja de entrada del mail y la actividad comunicativa con la empresa, dicen mucho sobre la estabilidad laboral oficial, en la mayoría de los casos.

Mayor carga laboral

No ocurre todas las veces, obviamente, pero podría tomarse como una señal evidente que el jefe sin explicación alguna, te suspenda las tareas rutinarias y se las delegue a otros empleados del entorno. O puede suceder lo contrario, que aumente considerablemente el número de labores y su complejidad, al punto en que sean casi exigencias demasiado ponderadas.

Llega otra persona para un empalme discreto

Es algo de lo más preocupante, porque es un indicio de que se está instruyendo a quien va a reemplazarte. En ciertas oportunidades las empresas tienden a mentir y dicen que es por una restructuración de la compañía, pero es mentira y sí es el reemplazo. O puede que también, tus actividades de repente sean asignadas a empleados de menor rango.

Cambian las contraseñas de las plataformas

Sin previo aviso, cuando las contraseñas habituales dejan de funcionar, es una alerta de que algo malo podría estar aconteciendo. Se podría tomar como una muestra de falta de confianza y puede darse igualmente al ser excluido de grupos de Whatsapp u otras redes que se utilicen en el trabajo.

Recortes salariales o vacaciones a la fuerza

Si te salen con el cuento de que es necesario de que tomes un tiempo libre o un periodo de receso, es algo que da a suponer que ya no necesitan de tus servicios. Mucho peor cuando arbitrariamente la empresa realiza un recorte salarial de sorpresa.

Cuando la empresa ha perdido recursos

Si la pérdida ha sido significativa, casi siempre se traduce en despidos de personal. Cualquiera pudiera ser seleccionado para ser el próximo despedido. Una de las señales de que una o más personas están próximas a perder su empleo, es que en dicha compañía se empiecen a reducir gastos en todo. Es una ruleta rusa.

Imagen: pixabay.com

Cómo saber si estoy a punto de perder mi empleo
1 diciembre, 2019


Ver más Artículo al azar