Criaturas mitológicas que dimos por falsas pero que sí existieron

En la infancia, escuchamos, vimos y leímos cuentos e historias fantásticas, llenas de seres sorprendentes, como dragones, hadas, duendes, monstruos, gigantes, etc. Varias de esas criaturas fueron inspiradas en animales que sí existen o existieron.

Lo más reciente:

Con el pasar de los siglos, pasaron a formar parte de la ciencia ficción y a un ámbito netamente imaginario. En esta oportunidad presentaremos algunas de esas criaturas mitológicas que todo este tiempo hemos dado por falsas, pero que sí son verdaderas, aunque difieran un poco los rasgos como siempre los imaginamos:

Unicornios

Si alguien dice haber visto un unicornio, puede que no esté tan loco como se piense, pues en el presente, estos animales sí habitan en algunos sitios de la Tierra, aunque no propiamente como los describen en los cuentos de fantasía. Uno es el unicornio milenario y el otro es la especie moderna.

El primero es nativo de Siberia y de todo el centro asiático. Su tamaño era de enormes proporciones. De largo medía más de cuatro metros y de alto dos metros.  Sin duda, una colosal pero elegante bestia dentro de la naturaleza. Se extinguió hace casi 30 mil años, según los datos ofrecidos por la ciencia.

El otro es un unicornio acuático, que vive en el Océano Ártico o en la zona nórdica del Atlántico. Se les dice también unicornios porque presentan un colmillo con forma espiraloide, con un aproximado de tres metros de largo. Aún los estudiosos no se explican la utilidad de dicho colmillo, pero especulan que lo más seguro es con fines de defensa.

Hobbits

Gracias a películas como “El señor de los anillos”, se hicieron muy famosos. Son una especie de animales con facciones humanas, pero con una corta estatura. Varios científicos aseguran que sí existieron y hasta han presentado pruebas.

Se sabe que existió una humanidad hace cerca de 50 mil años, que se caracterizaba por medir tan solo un metro de altura y habitaban en las regiones que bordean a Indonesia. La ciencia los ha denominado como “Homo floresiensis”. Se ignora la causa de su extinción, pero se cree que se generó por incursión y expansión del homo sapiens.

El periódico británico “Metro”, publicó que se hallaron pruebas de que los hobbits empezaron a usar el fuego dentro de sus hogares, desde hace casi 42 mil años. Según esto, ellos vivían en unas cuevas que sabían adaptar y todo apunta a que sí hubo una interrelación con el homo sapiens y esa amistad duró cerca de 11 mil años.

En el año 2003, fueron hallados fósiles de humanos pequeños que no superaban el metro de estatura, en la cueva llamada Liang Bua, ubicada dentro de la isla de Flores, territorio de Indonesia.

Dragones

Son las criaturas legendarias por excelencia, pero no solo forman parte de la época medieval, sino que actualmente existen. Una de esas especies, es el dragón de Komodo, considerado como “el lagarto más grande del mundo”, sus dimensiones superan los dos metros de alto. Provienen de los dinosaurios y se estima que se originaron hace más de cinco millones de años.

Tienen una personalidad solitaria y fría, tanto que dejan abandonadas sus crías sin remordimiento alguno y sin que éstas aún hayan salido del huevo. Son nativos del suroriente de Asia y son una especie vulnerable.

La saliva que segregan es muy tóxica y las personas o animales que tengan contacto directo, comienzan a experimentar un rápido fenómeno que les bloquea la coagulación sanguínea y luego, se lanzan violentamente hacia sus víctimas para causarles graves heridas.

Lobos gigantes

Se les conocía como los temibles lobos huargos. Los expertos creen firmemente que sí existieron miles de años atrás, en la era denominada Pleistoceno. Los lobos grises provienen de esas razas de grandes medidas.

Su lugar de origen es América del Norte y de largo casi que medían 2 metros. Sus colmillos eran demasiado filudos y la fuerza de su mordida más que letal. También se han hallado fósiles de estos gigantes lobos, en algunas regiones sudamericanas.

La temible hidra

Es un monstruo del océano que, según la mitología griega, se llama “Hidra de Lerna”: una bestia letal con varias cabezas, con ojos hipnóticos. Los científicos dicen que sí existió, pero no era tan demoníaco como se le pinta, ni tan enorme.

Las hidras tienen una altura promedio de 10 milímetros y habitan en el agua dulce. Se ha descubierto que son casi inmortales, porque el envejecimiento no les afecta como a los demás ser vivos. Siempre son jóvenes, según la revista especializada “Proceedings of the National Academy of Sciences”.

Imágenes: wikipedia.org (all)

Criaturas mitológicas que dimos por falsas pero que sí existieron
1 marzo, 2019

Ver más Artículo al azar