El actor con la vida más trágica

Se ha demostrado que ni la fama, ni el dinero, ni una apariencia sumamente atractiva, genera la felicidad de un ser humano. Uno de esos casos que más lo ejemplifica, es la del protagonista de la película Matrix: Keanu Reeves. Esta es su historia:

Lo más reciente:

La tragedia del actor


Keanu Charles Reeves, un actor nacido en Beirut, el  2 de septiembre de 1964. Aunque tiene nacionalidad canadiense, el actor tiene raíces libaneses. Es muy conocido en el mundo del espectáculo por encarnar papeles muy queridos por el público. En general, entre los más destacados están  “Drácula”, de Bram Stoker, en 1992; “El poder del Tai Chi”, en 2013;  “El abogado del diablo”, en 1997 y por supuesto, el más conocido de todos: “Neo”, de  Matrix,  en  1999 y 2003,  entre otras.

Estas películas fueron exitosas en su época y han seguido perdurando a pesar del paso del tiempo. El actor ha cosechado grandes triunfos a nivel profesional y económico, pero detrás de todo su éxito, hay una vida tomentosa y un pasado que lo agobia bastante.

Su padre, un geólogo llamado Samuel Nowlin Reeves, de origen libanés y su madre, Patricia Bondo, de origen inglés, quien tuvo que trabajar en un club de stripteases durante algún tiempo, para poder sacar adelante a sus hijos y quien  además, debía soportar los constantes maltratos de su esposo.

Luego de una tomentosa relación, el matrimonio decidió separarse. Él regresó a Líbano, donde años más tarde fue arrestado por tráfico de drogas y ella se mudó a Canadá, con sus dos hijos. La mujer tuvo muchos novios y por la tanto, Keanu tuvo padrastros diferentes cada tanto tiempo. En el colegio, él era un aficionado al hockey sobre hielo y de allí su apodo: “el muro”, así le conocían sus amigos más cercanos. Su hermana Kim Reeves, padeció leucemia durante varios años en su infancia, pero gracias a los tratamientos médicos, pudo curarse de este terrible mal que aqueja a millones de personas en todo el mundo.

Murió su hija, su esposa y su mejor amigo

En 1993  River Phoenix, el mejor amigo del actor, murió de una sobredosis. Keanu quedó muy impactado con este suceso y ha dicho en varias ocasiones, que piensa constantemente en su amigo fallecido y se lamenta de no haberlo ayudado lo suficiente, como  para evitar ese trágico desenlace. Años más tarde, en diciembre de 1999, recibió una terrible noticia: su novia de aquella época, Jennifer Syme, estaba embazada del actor y perdió a su bebé con tan sólo 8 meses de gestación.

Jennifer dio a luz de manera prematura a una mortinata, es decir, la bebe nació muerta. Ellos lo tenían todo preparado para la llegada de la niña, quien se iba a llamar Ava Archer Syme Reeves. Esto afectó notablemente a Keanu, quien estaba sumido en la depresión más oscura de su existencia. Por si fuera poco, en 2001, Jennifer Syme murió en un accidente de tránsito, con tan solo  28 años de edad. La mujer fue enterrada junto con su pequeña hija Ava.

La exitosa saga matrix estaba siendo filmada por aquella época, en la que el actor se enfrentaba a una fuerte depresión. Estos hechos dolorosos son en parte, algunas de las cosas que enseñaron a Keanu, que la felicidad no la dan los 350 millones, que se estima tiene acumulados por su trabajo.

Es común ver  al actor comiendo en algún parque de Nueva York, vistiendo ropa no muy lujosa y desplazándose en metro, porque según él, como aseguró en una entrevista: “tú necesitas estar feliz para vivir, yo no”. Es una persona solitaria pero más allá de toda la soledad que lo embarga, ha realizado importantes donaciones a hospitales en donde se tratan enfermedades terminales. Es muy respetuoso con las personas que lo reconocen en la calle y no tiene necesidad de andar con guardaespaldas.

Imagen: wikipedia.org

El actor con la vida más trágica
4 octubre, 2016
Se habla de:                                         

Ver más Artículo al azar