El inesperado final de las estrellas hollywoodenses del Kung Fu

Varias generaciones crecieron viendo las enseñanzas magistrales de los sabios de las artes marciales, como David Carradine en Kung Fu la Serie, o también los filmes con Brandon y Bruce Lee. Ellos resaltaban varios puntos clave de la sabiduría china y por eso, los decesos de estos tres personajes y todos los detalles en torno de la forma como abandonaron este mundo, dejó a más de uno decepcionado y perplejo.

Nadie se imaginaba que estos tres íconos de la espiritualidad oriental y del conocimiento del cuerpo y de la mente, fueran a terminar de modo tan lamentable y peculiar, especialmente David Carradine, cuyo deceso y forma de vida que según cuentan las versiones oficiales, constrastan radicalmente con su personaje de Kwai Chang Caine. Ahora presentamos: “El inesperado final de las estrellas hollywoodenses del Kung Fu”:

Bruce Lee

Era la sensación en la pantalla. Se le conocía como el pequeño Dragón, pues uno de sus papeles más aclamados fue en el filme “El Regreso del Dragón”, cuyas ventas fueron arrolladoras en taquillas. En dicha película se enfrentó contra Chuk Norris, quien para entonces era sólo un novato. Los chinos lo amaban por su estilo de pelea y personalidad, a pesar de ser norteamericano.

Con su esposa Linda, tuvieron dos hijos: Shannon y Brandon. Su carrera estaba llena de esplendor y triunfo. Toda persona que pensara en artes marciales en aquella época, se le venía a la mente el referente de Bruce Lee. Sus fans se contaban por cientos de miles. Demostraba contar con una sensibilidad muy fina y conocimientos superiores, pero nadie imaginó que su desenlace sería tan impresionante.

Según la versión oficial, Bruce Lee falleció a causa de una inflamación que sufrió el cerebro, a causa de ingerir un farmacéutico al que el organismo de Lee no toleraba, pero él lo ignoraba. Así acabó el hombre que parecía inmortal e invencible, de un modo que decepcionó a sus seguidores, pues fue algo muy común, muy sencillo, muy inesperado, no en manos de un gran oponente o en una gran aventura, o al final de unos sustanciosos años longevos.

Pero desde ese momento surgieron toda una serie de teorías que no aceptaban la versión oficial de la desaparición del gran sensei del Kung Fu. Algunos afirman que en realidad fue la mafia la causante y otros, que fue obra de los guardianes del Kung Fu que retaron a duelo a Bruce Lee e la vida real, porque no estaban de acuerdo con la masificación de las enseñanzas de su doctrina, pero fueron derrotados en ese instante y luego presuntamente, habrían ajustado cuentas ese 20 de julio de 1973, cuando tenía 32 años.

Brandon Lee

No bastando con la pérdida de su padre, el grande las artes marciales, lo mismo sucedió con Brandon: le apagaron su estrella en pleno furor. Pero curiosamente, cuando Bruce estaba vivo, dijo que había tenido una visión profética en la que su hijo iba a perder la vida de una manera terrible. Inclusive, Brandon también afirmó haber tenido esa misma premonición y tal cual, el 31 de marzo del año 1993, a los 28 años de edad, Brandon fue baleado.

Todo se presentó en medio de la grabación de la exitosa película “El Cuervo”, misma que protagonizaba Lee junior, en una escena donde según el guion, debían dispararle, pero resulta que el arma de dotación sí estaba cargada con balas reales y nada pudieron hacer para salvarlo.

Las investigaciones oficiales informaron que se trató de un accidente, pero también se han gestado toda clase de teorías y especulaciones de lo que supuestamente, se esconde detrás de estos decesos.

David Carradine

El gran sacerdote Shaolin, que divirtió a grandes y chicos desde la década de los 70’s con la serie y películas de Kung Fu, se volvió toda una leyenda y un símbolo del conocimiento de esa orden iniciática china. También realizó otras películas, dentro de las cuales la más resaltada fue Kill Bill, dirigida por Tarantino.

Pocos fueron los éxitos después de Kung Fu y sólo hasta en 2003 Quentin Tarantino quiso propulsarlo de nuevo a la gran pantalla, logrando participar también de otros buenos proyectos gracias a ello. Pero en su mejor momento, sorprendió a todos por la forma como se despidió de este mundo.

El personal de un hotel donde se estaba hospedando, según fuentes oficiales, lo encontró dentro de un closet con una peluca de mujer practicando auto asfixia erótica. Ese fue el final de aquel gran monje shaolín que enseñaba la más excelsa castidad y valores espirituales.

El inesperado final de las estrellas hollywoodenses del Kung Fu
22 septiembre, 2019


Ver más Artículo al azar