El misterio de la oscuridad y del silencio

Todas las generaciones han temido al terror de la noche y el enigma que se siente en un lugar oscuro. En medio de las tinieblas, parecieran formarse figuras distorsionadas y colores que no se pueden percibir con la luz. En un sitio con escasas condiciones de luminosidad, hasta la respiración se torna diferente y el ambiente de cierto modo, se percibe más pesado. Muchos dicen que eso sucede porque es el portal a otra dimensión. Veamos: “el misterio de la oscuridad y del silencio”:

La magia de la osuridad

Permanecer a oscuras y en silencio lo cambia todo. Si el estado es de serenidad y reflexión, es uno de los lugares idóneos para la meditación y prácticas a fines. Pero si el estado psicológico es de miedo y de terror, lo más seguro es que se abran las puertas dimensionales a regiones sepulcrales del bajo astral, como lo aseguran los metafísicos.

La ciencia por su parte, explica que en un ambiente oscuro, la glándula pineal y pituitaria se activan, segregando hormonas y sustancias como la serotonina y DMT natural, mismas que obran efecto en momentos del sueño, del nacimiento, de la muerte o con plantas enteógenas y ciertos químicos. Por esta razón, los ermitaños y chamanes de todas las culturas y épocas, buscan cuevas y cavernas con ausencia de luz, donde permanecen años enteros entrenando sus facultades extrasensoriales.

Y en la cultura popular también es notoria la magia de la oscuridad, pues la mayoría de monstruos, entes de las leyendas, relatos y miedos desde la infancia, se alojan en los armarios y debajo de la cama; en esos puntos donde no hay presencia de luz. El científico Robert W. Stone, enseña que si uno quiere experimentar fenómenos extraños y paranormales, debe proceder de la siguiente manera:

Primero, debe aguardar el momento en que todos en casa estén dormidos. La mejor hora para hacerlo es en la madrugada, antes de que salga el sol. Si hay lluvia, las condiciones se favorecen. Es necesario dirigirse al lugar más oscuro de la vivienda, donde ni siquiera brille la luz de un reloj digital. Ya estando allí, la persona debe concentrarse en el silencio y en el fondo oscuro, concentrándose en los sonidos del ambiente, silenciando todo pensamiento. Según Stone, se comenzará a percibir que alguien más está allí, vigilando. El experimentador deberá llenarse de valor y no salir huyendo ante los primeros síntomas.

De acuerdo con las indicaciones del científico, en la oscuridad uno puede concentrarse en visualizar una situación que quiera comprender o meditar en lo que requiera; además, dice que hay unas entidades desconocidas que pueden contestar las preguntas que se les realice, pero si la persona se asusta, o utiliza el procedimiento para la maldad, perderá el contacto y colaboración de esos extraños seres inorgánicos.

Las consecuencias de obrar mal

Otro de los síntomas es que la percepción del tiempo podría alterarse y sentir que ha trascurrido un buen lapso, pero en realidad sólo han sido unos cuantos minutos. También es posible experimentar una sensación de corrientes de aire congeladas bordeando el cuerpo y se le considera como una buena señal. Dice Robert W. Stone que en esos momentos, el practicante debe pedir lo que le interesa, como por ejemplo comunicarse con alguien que ya falleció. Los expertos en fenómenos paranormales aconsejan que aparte de la oscuridad, usar el sonido de una radio desintonizada ayuda mucho a captar las ondas electromagnéticas provenientes de seres de otras dimensiones.

Cuentan los relatos de quienes lo han realizado, que se trata de algo infalible, pero que las consecuencias se notan al poco tiempo, cuando se deja de recordar las experiencias oníricas, como si los sueños fueran succionados por esos seres de la noche. Pero no sólo eso, sino que la memoria en general se empieza a perder gradualmente y se perderán recuerdos a corto plazo, como si una oscuridad hubiese entrado en el individuo. Pero por si fuera poco, una angustia incesable se apodera de la mente y todo se tornará oscuro en la existencia de aquel osado experimentador.

Sin embargo, esas tan sólo son historias populares, puesto que las diferentes culturas ancestrales y las grandes doctrinas espirituales, recomiendan que aislarse a meditar u orar en un lugar oscuro, resulta formidable para obtener excelentes resultados y que todos los fantasmas, monstruos y espantos, tan sólo son proyecciones del ego y de la mente.

Resulta innegable el hecho de que muchas veces en la infancia, la oscuridad de algún cuarto o sitio causa terror, especialmente cuando se le teme al coco, o a la llorona, etc.

No todo es lo que parece, pues la oscuridad tiene una apariencia de maldad, peligro, terror, pero podría ser todo lo contrario, un esenario de paz, tranquilidad, iluminación espiritual y capacidades formidables que se despiertan por acción de la glándula pineal, en contacto con zonas escasas de luz.

Imágenes: pixabay.com

El misterio de la oscuridad y del silencio
28 marzo, 2018

Ver más Artículo al azar