El niño que fue abandonado porque sus padres pensaban que era un brujo

La superstición es uno  de los rasgos más característicos de buena parte de la humanidad. Han existido casos enfermizos a causa de ello y hasta se han cometido toda clase de crímenes por lo mismo, como la misma inquisición de años atrás. Una historia que ha conmovido al mundo entero, es la del “niño que fue abandonado porque sus padres pensaban que era un brujo”.

Lo más reciente:

Una organización en pro de los niños que son abandonados por sospecha de brujería


Pero no es el único niño que ha sido abandonado a la deriva por esta razón, sino que en algunas partes del continente africano, se suele proceder de esta manera. Su nombre es Hope y alcanzó a ser rescatado cuando casi iba a morir por falta de alimentarse durante varios días.

Su salvadora fue Anja Ringgren Loven, una mujer que fundó una institución cuya finalidad es proteger y resguardar a los menores que han sido expulsados y dejados a su suerte, porque sus familias los consideran como “brujos”, denominada “African Children’s Aid Education and Development Foundation”.

Cuando Hope fue rescatado de las garras de la muerte, estaba desnudo y en la calle. Fue puesto a disposción de una familia que quería tener un hijo. Su proceso de recuperación fue lento y gradual. Casi no aprehende a hablar y le era muy difícil integrarse con otros niños. Pero con el amor que le brindaron, pudo salir adelante.

Aunque la legislación actual de los países de África, donde todavía se abandonan niños, por ser sospechosos de ser reencarnaciones de brujos malvados, prohíbe rotundamente esta práctica considerándola como un delito, cada año se registran diversos casos, especialmente en el estado de Akwa Ibom, de Nigeria, lugar en el que fue hallado el pequeño Hope.

El miedo y la superstición han causado muchas crueldades

El niño tan sólo tenía 2 años de edad cuando fue expulsado violentamente de su hogar. «Miles de niños son acusados de brujería y hemos visto tanto la tortura de chicos como nenes muertos y chicos aterrados”, sostuvo Anja Ringgren Loven, la mujer caritativa que ayuda a estas víctimas, quien continuamente por las redes sociales, no sólo informa de estos polémicos acontecimientos, sino también exhorta a contribuir con donaciones, puesto que las cifras de niños en estas circunstancias, es alarmante y sobre todo, los gastos médicos implican grandes recursos.

El nombre de Hope, no provino precisamente de sus padres naturales, sino de los adoptivos, quienes quisieron que se llamara Esperanza. Tenía muchos parásitos y gusanos estomacales, pero con una buena medicación fue posible eliminárselos. Para poder salvarle la vida, necesitó que cada día por varias semanas, se le realizara una transfusión sanguínea, puesto que sus glóbulos rojos eran demasiado escasos.

La creencia en los hechiceros no solo abarca a los niños que consideran como el retorno de un maligno nigromante, sino también gente de toda edad. Por ejemplo, en el año 2009 fueron detenidas cerca de mil personas en Gambia, mismas que fueron obligadas a beber una fuerte posión psicotrópica, según informó Amnistía Internacional.

Imagen: facebook.com (Anja Ringgren Loven)

El niño que fue abandonado porque sus padres pensaban que era un brujo
26 agosto, 2016

Ver más Artículo al azar