La verdadera historia de Colgate

Millones de personas se lavan los dientes todos los días con productos de Colgate, que es una de las marcas más conocidas en el mercado de la higiene y el cuidado personal. Desde sus comienzos, la empresa dice relacionarse con asuntos religiosos y de otra parte, la acusan de que sus productos son altamente nocivos para el ser humano, a largo plazo. Veamos su verdadera historia.

William Colgate

Su creador, quien nació el 25 de enero de 1783. Fue un hombre de origen inglés, quien a muy temprana edad viajó desde su país natal hacia Estados Unidos en busca de oportunidades laborales. En 1806, llegó a Nueva York donde trabajó en una pequeña fábrica dedicada a la producción de velas y jabones. Cuando el dueño de esa fábrica falleció, él quedó al mando y empezó a crear nuevos productos.

Sueño Profético

Siendo muy joven, William escuchó la doctrina cristiana en una iglesia. En una ocasión, cuando tenía 16 años, escuchó que la fe era lo más importante en la vida. Esa noche tuvo un sueño en el que supuestamente,  Dios se le manifestó y le dijo:  “Aprende a fabricar jabones”. Él creyó en esta señal y a los pocos días, lo recibieron en la fábrica en la que empezó como mensajero y más tarde, llegó a ser el gerente.

Comercialización

Desde su llegada a Estados Unidos, este hombre comercializaba la crema dental en polvo y la distribuía en pequeños tarros de uso personal. William murió en 1857 y sus hijos heredaron el negocio. En 1896, decidieron cambiar algunos ingredientes y espesaron la mezcla para venderla en tubos que son los que se conocen en la actualidad.

Religión

William Colgate desde muy joven, mostró interés por los asuntos religiosos. A pesar de la difícil situación que atravesó él y su familia, nunca desesperó y confió en la Gracia Divina. Cuentan que tal era su devoción, que en vida llegó a ser «uno de los hombres más ricos del mundo» y donaba el 90% de su dinero a asociaciones religiosas que ayudaban a los más necesitados, en varias partes del mundo.

Relaciones comerciales

En 1928, los hijos del magnate decidieron fusionarse con otra empresa dedicada a la fabricación de productos para el aseo personal y desde aquel entonces, funcionan bajo el nombre de Colgate Palmolive, misma que funciona en más 222 países.

Pasta dentífrica

Nació de la necesidad de cuidar la salud oral. En esa época era muy fácil remover los dientes que se dañaban, pero este producto revolucionó el mercado y fue de gran ayuda para combatir la caries, el sarro y la gingivitis. Está compuesta por triclosan, monofluorofosfato de sodio y  fluoruro de sodio. Generalmente, las dimensiones del producto son: 19 centímetros de largo y 8 centímetros de ancho. Su valor comercial no sobrepasa los 10 dólares.

Universidad Colgate

Un prestigioso claustro académico fue creado gracias a una de las numerosas donaciones que el magnate realizó en vida. Está ubicada en Hamilton, Nueva york. Fue fundada en 1819 como institución religiosa, pero desde 1928, funciona de manera privada y sin ninguna filial de ese tipo.

American Bible Society

Colgate fue uno de los precursores de este importante movimiento religioso, el cual se sostienen gracias a las ventas de crema dental en todo el mundo. Fue fundada en 1816 y desde esa época, se encarga de llevar la doctrina religiosa a miles de hogares.

El lado oscuro

Pero esa fue la historia oficial. Durante varios años, algunos investigadores y científicos han determinado que el dentífrico de esta marca en realidad es un veneno, que contribuye a grandes pasos a la ejecución de unos supuestos planes eugenésicos, que la élite mundial se ha marcado, pretendiendo reducir la población significativamente, aprovechándose de que es un producto de alta necesidad en la gente.

De acuerdo con dichos científicos, la pasta de dientes contiene altas dosis de fluoruro de sodio, así como nicotina y otros ingredientes no informados en el empaque, elementos que presuntamente resultarían siendo demasiado tóxicos para los humanos, causando debilitamiento óseo, problemas en la glándula pineal, daño en los mismos dientes, infertilidad, cáncer, Alzheimer, entre otras graves enfermedades con el tiempo.

Verdad o no, la usan millones de personas en el mundo entero.

Imagen: flickr.com

La verdadera historia de Colgate
31 enero, 2017

Ver más Artículo al azar