La verdadera historia del viernes 13

Desde tiempos remotos, el viernes 13 así como todos los días de ese número, se han considerado como “de mala suerte” y se les ha temido. Pero, ¿cuál es la verdadera historia del origen de esta superstición?

Lo más reciente:

La masacre delos templarios y el origen cristiano de la superstición

Todo parece haber iniciado en plena Edad Media, cuando imperaba el papa Clemente V y en Francia, Felipe IV. Ambos ordenaron la captura de todos los monjes Templarios de todo el territorio francés, el día viernes 13 de octubre del año 1307. Desde entonces, el viernes 13 se percibe como el día de los malos augurios, pues en esa operación fueron torturados y masacrados varios de los sometidos a la inquisición.

En aquella época, la orden de los Caballeros Templarios tenía muchos enigmas a su alrededor, pues aparte de poseer enormes tesoros y riquezas incalculables, se creía que custodiaban el misterioso Santo Grial y otros secretos de la Iglesia. A muchos, se les condenó a la hoguera y otros fueron brutalmente torturados hasta la muerte, especialmente aquel día de las desgracias.

Pero hay también quienes creen firmemente, que la verdadera historia del viernes 13 es de carácter cristiano y se halla directamente relacionada con el evento de la “Última Cena”, misma que contó con 13 comensales que eran Jesucristo con sus 12 Apóstoles. Luego de ello, crucificaron al Cristo, exactamente un día viernes.

La relación con Wall Street


A principios del siglo XX, un “corredor de bolsa”, de nombre Thomas Lawson, escribió un libro que inspiró aquella creencia, intitulado: “Viernes, el XIII”. Varias películas y series televisivas se basaron en dicha obra.

El libro trata de un personaje que se desenvuelve influyentemente en Wall Street, acusado de causar miseria a muchos inversionistas que catalogaba como enemigos. Se aprovechaba de la superstición de los negociantes todos los viernes 13, a quienes les generaba gran temor.

Desde 1907 se intensificó la creencia en tal fecha de supuesta mala suerte. Pero surgió  un grupo de negociantes de la bolsa, quienes decidieron conformar una sociedad con el fin de desafiar la maldición. Se autodenominaron “El club del trece”. Algunos dicen que surgieron desde 1882.

Este club se reunía todos los días 13, mes a mes a una cena especial. En la mesa se ubicaban 13 personas. Quebraban espejos, atravesaban escaleras cruzadas por abajo y derramaban sal decididamente; todo, para provocar las reacciones de la superstición.

Cada año, el club realizaba un informe detallado, sobre el número de integrantes que habían perdido la vida, mientras asistían a una de esas cenas arriesgadas, todos los 13 de cada mes. Su fundador fue William Fowler, el  capitán  que  hacía disponible su restaurante llamado “Cottage Knickerbocker”, localizado en la “Sexta Avenida de Manhattan, en Nueva York”.

Los esfuerzos fallidos de una sociedad secreta dispuesta a eliminar supersticiones

Fowler era el líder y se le estimaba en gran medida. Se le consideraba como un gran camarada, con un corazón enorme y una humildad caritativa cual ninguna. Dicen que siempre con gran valentía, dirigía aquel grupo de valientes osados.

Una de las supersticiones era que si se sentaban 13 personas en una mesa, pronto podría morir una. Entonces ellos se ubicaban 13 a cenar. En la primera noche, faltaba un comensal, entonces Fowler obligó a un camarero a reemplazar el número trece, a pesar de las súplicas, ruegos y gritos del hombre. Pero vieron que nada sucedió.

Una de sus mayores declaraciones en 1907 rezaba: “se deplora el hecho de que el viernes había sido considerado durante muchos siglos un día de mala suerte… por motivos sin sentido”. También, enviaron una carta al presidente de Estados Unidos, a distintos gobernadores, al igual que a jueces, solicitándoles que no siguieran eligiendo el viernes como el día especial para ejecutar condenados a muerte, sino que lo efectuaran los demás días.

Pero nunca pudieron frenar la superstición que crecía en varios rincones del continente y llegó a popularizarse por doquier. De hecho, casualidad o no, diversos acontecimientos nefastos ocurrieron luego, un día viernes 13:

En diciembre del año 1939, viernes 13, se presentó uno de los mayores incendios registrados en toda la historia, en Victoria, Australia. Con más de 70 muertos y más de 20 mil km cuadrados de terreno, convertido en cenizas. Más de 3 mil familias debieron ser evacuadas.

Otro viernes 13, en octubre de 1972, un grave accidente aéreo aconteció en los Andes. El avión 517 perteneciente a la Fuerza Aérea de Uruguay, en el cual viajaban 45 personas, se estrelló abruptamente en la cordillera.

El famoso rapero Tupac Shakur, murió un viernes 13 de septiembre de 1996, después de haber recibido varios impactos de bala en Las Vegas.

Una terrible tragedia ocurrió con el crucero “Costa Concordia”, el cual se estrelló brutalmente contra unas enormes rocas de Giglio, una isla de Italia, cobrando la vida de 32 personas.

El viernes 13 de noviembre de 2015, Francia fue víctima de un grave atentado terrorista en París.

Así como éstas, varias tragedias y catástrofes se han producido un viernes 13. En Hispanoamérica no es el viernes, sino el martes 13.

Imagen: batanga.com

La verdadera historia del viernes 13
28 mayo, 2016

Ver más Artículo al azar