Las apuestas más raras del mundo

Las apuestas son transacciones en las que se pone en juego, determinada cantidad de dinero. El verbo apostar proviene del latín apponere, que significa «colocar». En este caso, hace referencia a arriesgar capital, para obtener un resultado lucrativo. Las más comunes son las de índole deportivo, pero hay unas que definitivamente se salen de lo común. A continuación, «las apuestas más raras del mundo».

Una hamburguesa de 10 mil dólares

Howard Lederer, más conocido como «el profesor», es uno de los «jugadores de póker más prestigiosos del mundo». Ha ganado dos series mundiales y también, es conocido por ser un acérrimo vegetariano. En una ocasión, David Grey, otro famoso jugador, le ofreció 10.000 dólares para que accediera a comerse una hamburguesa de carne de res. Para sorpresa de todos los asistentes, sí se la comió.

Implantes mamarios millonarios

En 1996, un hombre de origen canadiense, ganó una apuesta en la que se le sugirió colocarse unos implantes mamarios, para obtener 100.000 dólares. El intrépido personaje se sometió a la cirugía y se lucró de ello. A pesar de ser heterosexual, recibía más de 10.000 dólares al año. Duró 20 años con sus pechos femeninos y en 2016, decidió quitárselos.

Viernes de borrachera

Una pareja de esposos de Estados Unidos, estaba bastante alicorada, mientras veían un partido de fútbol. El hombre sugirió una macabra apuesta, en la que el perdedor se dejaría disparar con una pistola que emite cargas eléctricas. La mujer perdió y feliz se sometió al castigo correspondiente; cuando su esposo lo iba a hacer por tercera vez, llegó la policía a la residencia y fue arrestado por agresiones personales.

Incinerar a un amigo

Un grupo de jóvenes estaban reunidos una noche y en medio de la borrachera, uno de ellos les apostó a que no eran capaces de echarle ron en la cabeza, para luego prenderle fuego. Pero no contaba con que uno de ellos sí lo hiciera y tal como se había propuesto, incineró la cabeza de su amigo. Al día siguiente, la victima aseguró que con esa clase de amigos no era necesario tener enemigos.

Apuesta a su mujer

En Rusia, un hombre desesperado en medio de una partida de póker, apostó a su esposa. Pero las cosas no salieron como esperaba y el sujeto perdió la partida. Cuando su mujer se enteró, decidió abandonarlo e irse con el ganador de la apuesta, quien resultó ser una muy buena persona.

Encantadora apuesta

Dos importantes jugadores de póker pactaron una interesante apuesta, antes de comenzar el torneo mundial: el que terminara con menos puntos, debía aprender el idioma de su contrincante, en menos de un año. Si alguien no lo lograba para esa fecha, debía participar en una media maratón y si no lo conseguía, tenía que correr una maratón completa. Uno de los jugadores era de origen ucraniano y el otro, francés.

Afortunada predicción

Un hombre de origen inglés, apostó 150.000 euros con sus amigos, asegurando que su nieto iba a ser una figura muy importante para el fútbol de su país; 14 años más tarde, se cumplió su predicción y el niño, ya para entonces hombre, entró a formar parte de la selección de Gales. Los ancianos debieron organizar una colecta para poder responderle a su amigo.

Imagen: wikipedia.org

Las apuestas más raras del mundo
17 marzo, 2017
Se habla de:                                         


Ver más Artículo al azar