Las coincidencias más asombrosas del mundo

Numerosos pensadores han asegurado que las casualidades no existen, sino las causalidades. Pero cuando ocurren sucesos sincronizados muy significativos, sin alguna causa evidente y que incluso desafían la lógica o la razón científica común, varias personas piensan que se trata de una casualidad o algo sobrenatural. De todas maneras, en seguida podremos ver una serie de eventos y detalles, que han sido catalogados como «las coincidencias más asombrosas del mundo».

Lo más reciente:

La bala más lenta

En 1893, Henry Ziegland abandonó a la que fuera su pareja y ella a causa del dolor emocional, se suicidó. El hermano de la mujer, para vengar la penosa situación, decidió seguir a Henry hasta su casa en donde le disparó a cierta distancia. Luego, arrepentido de lo que había hecho, decidió suicidarse también, pero Henry no salió herido, porque la bala quedó incrustada en un árbol. Años más tarde, decidió volar las raíces de dicho árbol y para su sorpresa, la bala le explotó justo en la cabeza y murió instantáneamente.

Famosos actores en extrañas circunstancias

Heath Ledger y Brandon Lee fueron don grandes actores que murieron a muy temprana edad. Ambos fallecieron cuando tenían 28 años. En su juventud consumieron drogas y murieron por el disparo de una arma de fuego, filmando las escenas de una película. Los padres de los dos actores eran divorciados y cada uno sentía fijación por cierto tipo de personajes, que debían usar maquillaje como «el Guasón» y «el Cuervo», respectivamente.

Viajero en el tiempo

En el estrecho de Menay, en la costa de Gales, se originó un naufragio el 15 de diciembre de 1664, en el que murieron 82 personas. Sólo una persona sobrevivió: se trataba de Hugh Williams. Luego, en 1785, se presentó otro en esa misma zona. En esa ocasión murieron 60 personas y el único sobreviviente era un sujeto de nombre Hugh Williams. Un último naufragio se presentó en 1860, ocasión en la que perdieron la vida 25 personas y curiosamente, el único sobreviviente también se llamaba Hugh Williams.

Napoleón y Hitler

Tal parece, que 129 años es el periodo de tiempo en el que convergen las acciones de estos dos mandatarios. Napoleón ascendió al trono en 1804; Hitler lo hizo 129 años después, en 1933. Napoleón incursionó en Viena en 1809 y Hitler lo hizo en 1938, exactamente 129 años después. Napoleón entró a Rusia en 1812 y 129 años más tarde, lo hizo Hitler, en 1941.

Mark Twain y el Cometa Halley

El famoso escritor vaticinó su muerte. Él mismo aseguró que moriría justo en el momento en el que el cometa Halley pasara muy cerca de la Tierra. Efectivamente, el 21 de abril de 1910, mientras el cometa hacía una de sus apariciones más visibles, el escritor murió. Este cometa ha sido el más grande que ha orbitado alrededor del sol y se ha podido registrar.

Wagner 13

El músico de origen alemán tenía un estrecho vínculo con el número 13. Nació en 1813; su nombre, Richard Wagner, tiene 13 letras. En vida realizó 13 óperas y su año de nacimiento sumado da como resultado 1+8+1+3= 13. Culminó su magna obra Tannhauser el 13 de abril de 1845; la presentación de esta obra fue cancelada un 13 de mayo y reinaugurada un 13 de septiembre. Murió un 13 de febrero.

Los mineros chilenos

En 2010,  33 mineros quedaron atrapados. La operación de rescate duró 33 días. En este periodo de tiempo se realizaron minuciosas perforaciones, para lograr sacarlos a todos con vida. El rescate empezó el 13 de octubre de 2010: 13+10+10, lo cual al sumarse se obtiene nuevamente el número 33. El 22 de agosto, mientras estaban atrapados, enviaron un mensaje a sus familiares, en el que decían «estamos bien en el refugio los 33″. Sumando cada caracter y sus espacios, da la increíble cifra de 33.

Imagen: pixabay.com

Las coincidencias más asombrosas del mundo
28 enero, 2017
Se habla de:                                                 

Ver más Artículo al azar