Las enfermedades que otorgan súperpoderes

Dicen popularmente, que “no hay mal que por bien no venga”. Y efectivamente aplica perfecto para las siguientes enfermedades, que confieren a quienes las padecen, una especie de súper poderes, como los héroes de ficción. Veamos de cuáles se trata:

Lo más reciente:

Talento total para casi todo

Es un síndrome llamado Savant, que por sus características, resulta dando una capacidad sobrenatural en diversas áreas, como en la pintura, la música, el diseño 3D, los sistemas y programación, la cartografía, y mucho más.

Las personas que sufren este trastorno del desarrollo, son capaces de realizar complejas operaciones matemáticas al instante y en su cabeza. Por ejemplo, podrían responder a toda velocidad, qué día de la semana caería el 8 de abril del año 3457.

A Stephen Wiltshire, un enfermo de Savant, le regalaron un sobrevuelo por toda la ciudad de Londres. Con eso bastó para que dibujara un detallado y exactísimo mapa de la capital inglesa. Son como genios súperdotados, pero tiene un costo: prácticamente deben sobrellevar un retraso mental en las demás áreas. Algo muy similar a Forest Gump.

Ausencia total del temor

Esta grandiosa capacidad que todos quisiéramos tener, es un modo de compensación de la vida para los enfermos de Urbach Wiethe, una patología hereditaria que bloquea las zonas del cerebro que producen el miedo. Pocos casos de estos se conocen en el mundo.

A un paciente de Estados Unidos, se le practicaron numerosas pruebas en las que se intentó asustarlo, inclusive con animales escalofriantes como tarántulas peligrosas, víboras, las más tétricas películas de horror, hasta lo dejaron una noche en una casa embrujada de verdad. Sin embargo, todo falló.

Ese individuo no sentía el más mínimo susto por absolutamente nada. Ese mismo paciente relataba cómo en una ocasión, fue víctima de un atraco con un arma blanca, una noche que pasaba por un parque. No obstante, no se intimidó ni se atemorizó.

Tanto él, como las autoridades, se sorprenden de que continúe con vida, teniendo en cuenta que ha perdido el sentido de medir el peligro, factor que atenta directamente contra el instinto de supervivencia.

Inmunidad a cualquier dolor

Los nervios que llevan la información de dolor al cerebro, se ven afectados por el síndrome de la analgesia congénita. Extrañamente, se encontraron más de cuatro decenas de personas con estas condiciones, en Suecia. En el resto del mundo no es tan común.

Muchos sueñan con tener esta clase de poder, así cualquier dolor físico agobiante, ya no tendría efecto sobre ellos. Además, no atrofia ni las capacidades cognitivas, ni la apariencia física. Sin embargo, es un grave problema, ya que, al no percibir los dolores producidos por las enfermedades, que son las alarmas del cuerpo para avisar de algo que requiere atención importante, el peligro es inminente.

Los mayores riesgos los afrontan los niños, porque ni si quiera al quebrarse los huesos, sentirían un mínimo de dolor. Realmente tiene sus pros y sus contras.

Una súper capacidad memorística

Casi no existe gente con estas extrañas condiciones en todo el planeta. Tan sólo han sido registrados cerca de 60. El trastorno se denomina hipertimesia, enfermedad que permite a quien la sufre, recordar con el máximo de detalle, cualquier evento vivido en la existencia, inclusive en los primeros meses de vida.

Otra súper habilidad relacionada con la hipertimesia, es poder recordar hasta el número de las páginas y exactamente todo lo que dice un libro, a pesar de haberlo leído años atrás. Sin embargo, como todas las demás enfermedades aquí descritas, tiene sus pormenores y muy serios. En este caso, estas personas no pueden transformar circunstancias traumáticas de la existencia. No pueden olvidar ni un céntimo.

Rebecca Sharrock es una de las pacientes con hipertimesia y en vez de alegría por sus dotes memorísticos, siente que es un flagelo, ya que le produce fuertes insomnios y dolores de cabeza.

Inmunidad a las bajas temperaturas

Salir sin camiseta a los hielos más penetrantes del mundo, sin si quiera molestarse, es algo que pueden hacer algunas personas que nacieron con una capacidad para tolerar fríos violentos. Padecen una modalidad de analgesia congénita.

Uno de ellos es Wim Hof, una persona soprendente nacida en Holanda, quien logró durar más de dos horas dentro de una tubería llena de agua helada con hielo. Además, ha nadado bajo el suelo congelado de embalses.

Imagen: pixabay.com

Las enfermedades que otorgan súperpoderes
22 noviembre, 2018


Ver más Artículo al azar