Las mascotas que no se pueden dejar sueltas

Tener una mascota implica grandes responsabilidades, en el cuidado y protección que éstas ameritan. Prácticamente es como si fueran un hijo, ya que no se pueden descuidar por mucho tiempo e inclusive, hay unas que en ningún momento es recomendable que anden libres por ahí, porque de seguro habría problemas. Veamos: “las mascotas que no se pueden dejar sueltas”.

Lo más reciente:

Caracoles africanos


Uno de estos caracoles pudiese llegar a ser más grande que dos manos humanas juntas. Hay quienes se atreven a tener uno de éstos como mascota, pero es muy riesgoso, porque se le debe brindar condiciones exclusivas, como que el ambiente no esté muy húmedo porque moriría en poco tiempo y de ese modo, no se puede dejar libre por ahí.

Ranas cubanas


Es un anfibio muy codiciado por algunos turistas de la isla de Cuba, que han formado todo un comercio de estos animales en Estados Unidos, ya que es una moda tenerlas como mascotas. El problema es que el cambio brusco de ambiente, ocasiona que las pobres ranas fallezcan en corto tiempo y muchas ni si quiera alcanzan a llegar a su destino norteamericano. Y si llegasen a sobrevivir, requieren cuidados especiales y no se pueden dejar sueltas.

Conejos


Cada vez más, gentes de todas partes quieren adoptar conejos para domesticarlos, porque suelen ser tiernos, juguetones, con una apariencia muy atractiva y lo mejor es que no son peligrosos. Pero cuando desde pequeños se acostumbraron a los cuidados de un hogar humano, pierden demasiado el instinto y se vuelve un ser muy dependiente y limitado. Es una mascota que ya no podría liberarse, porque eso significaría su muerte.

Iguanas verdes


También es una moda que comenzó hace algunos años, de personas que eligen una iguana como mascota. Estos reptiles son agresivos y muy territoriales. Pierden con rapidez todo su instinto salvaje, quedando supeditadas a que su amo las alimente como guste. La dependencia es tal, que ya nunca más podrían ser liberadas en la vida silvestre.

Tortugas


No sólo se adoptan tortugas de tierra como compañeros en casa, sino que también acuíferas. Las primeras se adaptan fácilmente a cualquier ambiente, pero las segundas es casi imposible y por eso mueren al poco tiempo de sacarlas de su ambiente. Las terrestres quedan impedidas al domesticarse, de ser liberadas algún día, porque las mataría el hambre, la sed, entre otros factores.

Camaleones


La atracción de los amantes de los reptiles no solo es por iguanas, al igual hay quienes adoptan camaleones. Debido a los altísimos costos y cuidados que exigen, muchos son de nuevo abandonados en la naturaleza, pero por desgracia ya no vuelven a adaptarse y mueren.

Cangrejos ermitaños


Es muy llamativo para varias personas, la idea de un cangrejo ermitaño como mascota. Pero desconocen que cualquier cambio de habitad en esta especie, sería letal, aun cuando sea simplemente de playa. Como no posee un caparazón propio, debe utilizar las conchas grandes de los caracoles, pero al sacarlo de ese ambiente marítimo, queda sin protección a no ser de que se ubique en un acuario especializado. Lo que sí es seguro, es que al liberarlo de nuevo, no tiene más opción que morir por cualquier motivo, en muy poco tiempo.

Imágenes: wikipedia.org (all)

Las mascotas que no se pueden dejar sueltas
25 agosto, 2017
Se habla de:                                             

Ver más Artículo al azar