Los animales que pueden sobrevivir después de ser comidos

En el reino animal, rige la ley del más fuerte que implica comer o ser comido. La naturaleza es implacable y salvaje, en una continua batalla de los animales más grandes, devorando a los más chicos. Es toda una cadena alimenticia, procesándose segundo a segundo en la lucha por sobrevivir. Sólo basta un descuido, para ser presa de un hábil cazador, animal o humano. Pero lo que casi nadie imagina, es que ciertas creaturas puedan salir por el trasero de su depredador, luego de que éste las ha ingerido. Y aunque pueda parecer algo asqueroso, figura dentro de las posibilidades de algunos seres que no son tan grandes y fuertes, pero por sus características físicas obtienen grandes beneficios. Pues bien, en seguida veremos a «los animales que pueden sobrevivir después de ser comidos»:

Lo más reciente:

Los tritones de piel áspera


Difícilmente, un ser vivo vertebrado podría salvar su vida, luego de haber sido devorado por algún depredador. No obstante, las presas de las aves y de los sapos, tienen mayor número de posibilidades de sobrevivir, como en el caso de estos tritones, que comúnmente son un suculento platillo de las ranas. Se trata de un anfibio cuya piel es muy tóxica y cuando ha ingresado al estómago de una rana, los tóxicos de ésta la asesinan minutos antes de que las sustancias digestivas entren en actividad. Posteriormente, el tritón puede ascender por la garganta de la rana, hasta salir por la boca.

Las serpientes ciegas brahminy


Unos científicos se encontraron con una imagen que difícilmente olvidarán. Al sur de Asia, vieron a un sapo, mismo que por su trasero salía en zic zac una de estas delgadas serpientes, que muy seguramente, tuvo que haber viajado a lo largo del intestino de su predador, hasta salir por la puerta de atrás, aprovechando la viscosidad y características de su cuerpo, que sólo cuenta con unos escasos milímetros de grosor. Dichos estudiosos creen que el sapo a lo mejor, no habría comido en las últimas horas, lo cual facilitó la supervivencia de la serpiente, que se salvó de exponerse a los jugos digestivos. Pero si llegado el caso los hubiera tocado, las escamas de su piel la ayudaron a bloquear dichos ácidos, evitando que tocaran órganos y tejidos relevantes.

Los caracoles


Éstos incluso, tienen más chance de salvarse, que las serpientes anteriormente descritas, pues la falta de oxígeno no los afecta tanto. Hace unos años, científicos japoneses experimentaron con varios caracoles que pusieron de comida para unos pájaros ojiblancos. Los resultados fueron sorprendentes: el 15% de los caracoles sobrevivieron al proceso de digestión de las aves y viajaron por su estómago cerca de 2 horas hasta salir por el ano de los pájaros, junto con las heces. Sin duda, su poderosa concha los protegió en gran medida, al igual que su alta mucosidad.

Los gusanos Caenorhabditis elegans


Son un tipo de gusano nematodo, que suelen ser comidos por las babosas y se han hallado varios de estos, completamente vivos, dentro de los intestinos de las mismas, así como en sus heces. Pero los científicos aún no saben cómo estos gusanos son ingeridos, sin ser destruidos por un órgano especial con el que cuentan las babosas y toda la acidez que por dentro las invade.

Escarabajo Macroplea mutica


En realidad, son sus huevos los que se salvan, cuando estos insectos acuáticos son devorados por los patos reales. Tales huevos pueden emerger de forma intacta, del sistema digestivo del pato. Para la ciencia es todo un enigma la elevada cifra de reproducción de estos insectos por toda la región denominada Paleártica, puesto que casi no se mueven.

Imágenes: wikipedia.org (all)

Los animales que pueden sobrevivir después de ser comidos
21 mayo, 2017

Ver más Artículo al azar