Los animales que se comen a sí mismos


El reino animal nunca deja de sorprendernos. En ciertas ocasiones, algunas especies se atacan entre sí y en el peor de los casos, usan a sus semejantes para alimentarse. En seguida, los animales que se comen a otros de su misma especie o a sí mismos.

Gatos


Aunque parezca imposible de creer, estos tiernos animales, a veces pueden comerse a sus propias crías, con el fin de garantizar su salud propia. Esto sucede cuando los gatitos se quedan atascados en el parto y no salen por completo. Entonces, la gata se los come para evitar que se queden dentro de ella y le impidan seguir en la labores de parto.

Pulpo

Son animales carnívoros y marinos, que habitan todos los océanos del planeta. No tienen concha, pero poseen 8 brazos, con los que pueden desplazarse y obtener su alimento. Cuando se hallan en circunstancias de mucho estrés, bien sea porque estén en cautiverio o bajo alguna amenaza, suelen comerse a sí mismos, dando paso a un fenómeno que se conoce como auto-canibalismo. Los humanos también lo practican cuando se comen las uñas.

Cerdos

Fueron domesticados hace varios siglos para la explotación de su carne. Se cree que el 5% de las madres se comen a los lechones, tan pronto nacen. Aún no se conoce el origen de este fenómeno caníbal, que sucede en gran parte de las granjas destinadas a la porcicultura.

Langostas

Cuando están en cautiverio, suelen atacar a los ejemplares de su misma especie. Algunos estudios científicos han dado conocer que en el mar, las langostas están empezando a tener un comportamiento más agresivo de lo normal. Esto se debe al aumento de la temperatura de las aguas oceánicas. Se han registrado casos de canibalismo entre miembros de la misma especie.

La araña de espalda roja

En esta especie de arañas endémicas de Australia, se presenta un fenómeno conocido como canibalismo sexual: la hembra se come al macho, justo después del proceso de apareamiento. También sucede con otras arañas.

Los osos polares

Son mamíferos que habitan las zonas heladas del hemisferio norte. Aunque su comportamiento no representa una amenaza para los miembros de su misma especie, en los últimos años se han registrado casos en donde los osos más viejos se han visto obligados a comerse a las crías más jóvenes y vulnerables, debido a la falta de alimento derivada del calentamiento global, que aparentemente está descongelando los lugares donde usualmente consiguen el sustento.

Rana toro

Es nativa de Norteamérica y prefiere habitar los pantanos y lagos. Llegan a pesar un poco más de 1.000 gramos y se alimentan de pequeños vertebrados, serpientes, murciélagos y si aún se siente muy hambrienta, puede perfectamente comerse a sus compañeros de hábitat; es decir, a otras ranas toro.

Cobra real

Es “la serpiente venenosa más grande del mundo”. Llega a medir 4 metros de largo y se le conoce con el nombre de “comedora de serpientes”, pues se alimenta de cuanta serpiente se le cruce por el camino, inclusive de las de su misma especie.

El tiburón toro

Habita principalmente los océanos Atlántico e Índico. En el tiburón toro sucede un fenómeno muy particular: el canibalismo se presentaa dentro del útero de la madre. Por lo general, la hembra queda embrazada de 7 embriones en su ciclo reproductivo, que es de 12 meses. Puede ocurrir que los nuevos seres rompan los huevos y se coman a sus hermanos. La hembra finalmente, dará a luz solo a dos, en promedio.

Imagen: pixabay.com

Los animales que se comen a sí mismos
6 diciembre, 2016
Se habla de:                                                     

Ver más Artículo al azar