Los beneficios más tremendos por escuchar música clásica

La música ha acompañado a los hombres durante todas las edades, en todas las culturas del mundo. Se han realizado innumerables experimentos e investigaciones científicas sobre los efectos que tiene sobre los seres vivos y los resultados son sorprendentes, en todos los reinos de la naturaleza. Pero dichos estudios, como los del doctor Massaru Emoto de Japón, afirman que hay que seleccionar la música como se eligen los alimentos, pues no todos caen bien y hasta llegan a ser peligrosos para el organismo, recomendando ciento por ciento la música clásica. Presentamos: “los beneficios más tremendos por escuchar música”:

Lo más reciente:

Estimula el cerebro y aumenta el cociente intelectual

Son demasiadas las investigaciones científicas que demuestran la directa relación del intelecto con la música. Dentro de éstas, se ha descubierto que la música de Mozart, por ejemplo, es capaz de curar enfermedades, fortalecer la memoria, la creatividad, la concentración y hasta llega a generar estados espirituales trascendentales en los seres humanos. Muchos médicos recomiendan a las mujeres embarazadas, exponerse bajo el efecto Mozart durante varias horas al día y en la noche, pues el desarrollo cerebral y comportamiento del bebé se moldean así de una forma espléndida.

Cura enfermedades y ayuda a sobrellevar el cáncer

En la actualidad, gracias a estos descubrimientos, diferentes hospitales en varios países, acuden a la música clásica en las habitaciones y pacillos de personas con cáncer. Los testimonios se cuentan por miles, de cómo esta musicoterapia les ha ayudado a reducir el dolor y superar crisis psicológicas.

Favorece la motricidad

Algunos fisioterapeutas también emplean la musicoterapia en pacientes que han sufrido trastornos de movimiento. Obra prodigios en la coordinación y actividad física.

Combate el insomnio

Para aquellas personas a quienes les resulta bastante difícil conciliar el sueño, ahora se sabe que una buena dosis de música clásica es el mejor remedio natural para esos desórdenes o problemas del descanso. Esto, gracias a la acción efectiva de las ondas y vibraciones reparadoras de las grandes operas y obras de compositores como Beethoven, Chopin, Mozart, Bach, Wagner, Liszt, Verdi, Vivaldi, entre otros. Muchos meditadores en el mundo realizan sus prácticas acompañados de dichas melodías, porque se activan las ondas alfa del cerebro.

Mitiga el estrés y la presión arterial alta

El científico japonés, Masaru Emoto, ha expuesto todo un trabajo analítico en detalle, acerca de la influencia de las ondas sonoras en nuestros cuerpos y mentes, así como en todo lo que nos rodea. Uno de esos efectos es que, si la música es de los compositores clásicos, los niveles de estrés de los oyentes se reducen drásticamente, al igual que la presión arterial alta.

Los estudios de la Universidad de San Diego, han corroborado la tesis de Emoto y han especificado que mucha música moderna al contrario de la clásica, perjudica severamente la psiquis por los mensajes subliminales y ritmos anti naturales con repercusiones negativas en el comportamiento humano.

Mejora la apreciación musical

Esto lo saben bien los maestros de música de todas las escuelas y universidades. La apreciación musical es una facultad de los seres humanos y se encuentra por grados y niveles en cada uno. Las personas amantes de la música clásica, suelen activar ciertas áreas del cerebro, en el hemisferio derecho, que pueden apreciar detalles formidables de las grandes obras, que no todo el mundo puede captar.

Ayuda a expresar mejor las emociones

La creatividad y el hemisferio derecho cerebral, se ven muy favorecidos por la música clásica. En estos aspectos se interesó la Universidad Metodista del Sur, en el estado de Texas, Estados Unidos. Requirió la colaboración de 85 personas que se prestaron para un experimento, en el cual se seleccionaban 45 de ellos, a quienes se les expuso a las notas musicales de este género y se les pidió que relataran su experiencia de la vida más importante y a las otras 45 personas, se les pidió lo mismo, pero sin música.

Los resultados fueron sorprendentes, al notar las magnas diferencias de la calidad de relatos y forma de expresión de quienes se ayudaron con los efectos de la música clásica. Por eso muchos escritores, poetas, filósofos y pensadores, obtienen mejores resultados cuando se inspiran en una de esas inefables obras. La música clásica obra prodigios.

Imagen: wikipedia.org

Los beneficios más tremendos por escuchar música clásica
14 junio, 2018


Ver más Artículo al azar