Los portales dimensionales que comunican al infierno

El cristianismo no es el único que ha hablado acerca del infierno. Muchas otras civilizaciones antiguas ya habían mencionado y descrito uno o varios mundos que existen debajo del suelo terrestre.

Todas coinciden en que hay ciertos puntos en la Tierra, donde se conectan las infra dimensiones con este mundo, donde podrían atravesar demonios, según dicen los relatos milenarios. A continuación veremos: algunos de “los portales que comunican al infierno”:

Volcán Popogatepe

Al igual se le conoce como el volcán Masaya, que en lenguaje chorotega, propio de Nicaragua, traduce “la montaña ardiente”. Lleva el mismo nombre que la ciudad donde se localiza, a unos 20 km de la capital, Managua.

Los escritos que registraron la conquista española, resaltan cómo los europeos pensaban que este sitio era “la boca del infierno”, porque descubrieron a muchos nativos dirigiéndose hasta allí, para hablar con una especie de bruja oráculo que vivía en el interior del volcán y los sacerdotes católicos tenían plena certeza de que era el mismísimo diablo.

Purgatorio de San Patricio

Nos trasladamos hacia una misteriosa isla llamada Lough Derg, en Irlanda. Allí acuden miles de peregrinos católicos. Se edificó en el siglo V después de Cristo y se cree que Jesús le mostró a San Patricio esa gruta especial, donde presuntamente habría un túnel que comunica al Purgatorio. El santo dice que estando en meditación allí dentro, tuvo muchas visiones de las almas atormentadas en los infiernos.

Lago del Averno

Se ubica en Italia, muy cerca de Nápoles. Tiene un área de tres kilómetros y es un gran cráter de un volcán que se extinguió hace milenios. Su nombre en griego es “aornos”, que significa “sin pájaros”. La mitología griega afirma que en este lago hay un portal infradimensional hacia los nueve mundos sumergidos que describió el poeta florentino Dante Alighieri y Virgilio, el poeta de Mantúa.

Monte Osore

Es un lugar muy extraño en una región boscosa en Japón, más exactamente en la península de Shimokita. Popularmente se le llama “el monte del miedo”, porque según los cuentos que relatan los pobladores por tradición, es que allí queda una puerta al inframundo, a través de un río que sirve como puente a las almas a una nueva existencia en la Tierra.

Hierápolis

Es una antiquísima ciudad de la cultura helenística, en territorios turcos. Tan sólo quedan unas ruinas en la actualidad y se le ha denominado “la ciudad de Pamukkale”. La UNESCO clasificó toda el área como Patrimonio de la Humanidad. Los arqueólogos hallaron un maravilloso templo dedicado a Apolo y en éste, una extraña grieta que según los escritos encontrados, sería un portal que no tiene reversa hacia el mismísimo infierno.

El Lago Curcio

En este sitio en Roma, hay un agujero muy peculiar. Con el tiempo se le tapó con pavimento, por el riesgo tan impresionante que según las autoridades romanas, representa para los seres humanos, ya que es un agujero sin fondo que comunica directamente a mundos intraterrenos, de donde nadie ha regresado vivo.

En pleno furor del imperio, los césares y gobernadores solían enviar por el por el pozo a los hombres más valientes de sus ejércitos, con el fin de investigar qué había de lotro lado. El último quien se lanzó a tan tremenda aventura fue M. Curtius, pero como no volvió, se cerró definitivamente con cemento.

“La puerta del infierno”

Así se conoce a un ardiente e impresionante lugar en Darvaza, Turkmenistán. Es un cráter artificial que fue abierto en 1971. Cuando cavaron el pozo en búsqueda de combustibles, jamás imaginaron que se formaría una falla geológica de gran consideración, liberando enormes cantidades de gas natural.

De modo que, para no causar peores daños a la población cercana, quemaron el cráter, pensando en que así en menos de una semana se apagaría. Sin embargo, todo falló y las llamas siguen hasta nuestros días. Pero no cualquier incendio, sino unas llamaradas que superan incluso los 10 metros de altura.

De acuerdo con los científicos, el diámetro total es de 60 metros y el fondo del cráter se halla a 20 metros. Muchos lugares en el planeta son enigmáticos e inimaginables. El problema es que la mayoría de personas estamos encerrados en el mismo sitio de siempre y no conocemos el planeta en el que nacimos y vivimos.

Imágenes: wikipedia.org (all)

Los portales dimensionales que comunican al infierno
27 febrero, 2019


Ver más Artículo al azar