Los sitios más embrujados de Latinoamérica

En el mundo encontramos lugares bastante extraños y tenebrosos. Muchos creen que en tales sitios abundan los fenómenos paranormales, atribuidos a entidades del más allá y que algunos científicos intentan captar y descifrar con aparatos especiales. En el continente americano hallamos varias de esas zonas extrañas y enigmáticas, que pueden poner la piel de gallina. En seguida, los sitios más embrujados en Latinoamérica.

Lo más reciente:

Hospital Eugenio Espejo


En Ecuador. antiguamente, allí funcionaba un hospital muy concurrido, que con el tiempo se convirtió uno de «los más modernos del país». Algunas personas aseguran que en el ascensor aparece una niña, misma que se cree murió violentamente en ese sitio. Los funcionarios del lugar viven con temor de que se les manifieste esta alma que aún está penando en la instalaciones del centro médico.

La Casa de la tía Toña


Es una casa ubicada en México, muy cerca del bosque de Chapultepec. Hace algunas décadas, era el hogar de una mujer viuda que acogió a niños muy pobres, para no quedarse sola, pero un día, ellos quisieron robar todas sus pertenencias. La leyenda dice que apenas la vieron entrar en la casa, la mataron a golpes y que el alma de la señora aún esta penando. Algunas fuentes aseguran que se escuchan gritos y lamentos muy cerca del sitio.

Iglesia de Santa Felicitas


Es una iglesia que se construyó en honor a una mujer que murió violentamente en un población Argentina; se trata de Felicitas Guerrero, quien fue asesinada a manos de un hombre. La mujer se vio envuelta en un triángulo amoroso del que no pudo salir con vida; muchos creen que nunca pudo descansar en paz y que su alma aparece en ese sitio, desde hace muchos años.

Hotel del Salto


Fue un Hotel ubicado a las afuera de Bogotá, Colombia. Funcionó desde 1924 y era uno de los más lujosos de ese zona. Su ubicación está justo en frente al lugar llamado «El Salto del Tequendama», que es una caída de agua de más 150 metros de alto. El hotel cerró sus puertas en 1990, debido a los fuertes sucesos paranormales que allí sucedían. Se creía que era por la alarmante cantidad de personas que se suicidaban en ese salto.

Isla de las Muñecas


Es una isla ubicada en México. Fue una especie de monumento que realizó en vida, un hombre llamado Julián Santana, quien padecía problemas mentales. El hombre quedó muy impactado luego de que una niña muriera ahogada muy cerca de allí. Según él, escuchaba la voz de la niña y se dedicó a colgar muñecas a lo largo y ancho de la isla, para que el alma descansara en paz, pero finalmente murió y se cree que el lugar está embrujado.

Palacio de Lecumberri


Fue un centro penitenciario de México. También se le conoce como «Palacio negro». Funcionó desde 1900, hasta 1976. En ese sitio, se torturaban y asesinaban a los presos. Muchas fuentes aseguran que está plagado de almas en pena y que es uno de «los más embrujados en América Latina».

Sanatorio Durán


En Costa Rica. Fue un hospital que se fundó en 1918 y cerró sus puertas en 1973. Tuvo que ser abandonado, debido a una fuerte erupción volcánica que amenazaba con acabar todo a su paso. Algunas personas que decidieron no irse y que residen muy cerca, aseguran que en las noches se escuchan lamentos, gritos y golpes de personas desesperadas.

El Palacio Echevarría


A finales de los años 30, fue el lugar escogido por numerosas familias muy adineradas, quienes se reunían allí para contactar espíritus en sesiones ocultistas. En 1933, fue asesinada Inés Echevarría, quien era la propietaria de la lujosa mansión, ubicada en Santiago de Chile. Se cree que el alma de ella y otras tantas, aún viven en ese lugar.

Isla Gorgona


Fue una cárcel que abrió sus puertas en 1960. Funcionó hasta 1984, en una isla colombiana llamada Gorgona, que a su vez es el hogar de miles de serpientes venenosas. Los reclusos morían de inanición y otros eran sometidos a torturas. Algunas personas aseguran que todavía se pueden escuchar los lamentos de muchos de los presos, que allí murieron violentamente.

Gran Hotel Viena


En Argentina. Su construcción comenzó en la década de los 40’s. Una familia de origen alemán erigió esta impotente estructura, ubicada en la costa del Mar de Ansenuza. Tan sólo la habitaron por dos meses y no se sabe la razón por la que fue abandonada. Años más tarde, fue objeto de varios estudios en los que se pudo concluir que es el lugar en donde más se ha registrado actividad paranormal en Latinoamérica.

Imágenes: wikipedia.org; taringa.net (modificada); wikipedia.org (8)

Los sitios más embrujados de Latinoamérica
11 enero, 2017

Ver más Artículo al azar