Mujeres de la realeza con los sobrenombres más escalofriantes

Las mujeres de la realeza que veremos a continuación, se destacaron durante algún periodo de la historia, gracias a su inteligencia, crueldad y polémicas que protagonizaron. Como resultado, se ganaron sobrenombres muy escalofriantes.

La reina ninfómana

Isabel II de España, fue la reina de ese país entre 1833 y 1868. Asumió el poder desde los 3 años de edad y permaneció en el trono durante 35 años. A la edad de 16, contrajo nupcias con su primo Francisco de Asís de Borbón. Su vida sexual fue objeto de muchos escándalos y se cree que tuvo más de un centenar de amantes.

La reina negra

Catalina de Médici, fue la reina consorte de Francia, desde 1547 hasta 1559.  Tuvo que soportar las múltiples infidelidades de su esposo, pero a nivel político, era la más temida, pues podía crear estrategias y conspiraciones perversas. Se le conoció por gobernar con mano de hierro en Francia y su apodo se lo ganó porque estaba a favor de las relaciones incestuosas de sus hijos.

La reina desdichada

La vida de Isabel de Borbón no fue la más alegre del mundo, pues desde muy joven fue obligada a contraer nupcias con el Rey Felipe IV de España. A lo largo de su matrimonio con este hombre, debió soportar las recurrentes infidelidades y presenciar cómo nacían hijos ilegítimos de su marido, en todos los rincones del reino, mientras que ella tenía constantes abortos y sus hijos morían de forma prematura. Únicamente 2 de ellos llegaron a la adultez.

La reina sangrienta

María Tudor, a los 37 años asumió el poder de Inglaterra y se casó con el Rey Felipe II de España. Fue famosa por mandar a la hoguera a más de 300 protestantes. Su mandato fue uno de los más severos y muchos inocentes perdieron la vida.

La inquisidora

Isabel I de Castilla, fue la reina de Castilla desde 1474 hasta 1504. Luego fue reina consorte de Aragón, desde 1469 hasta 1479. Se le conoce por la fuerte lucha que llevó a cabo contra los moros y los judíos, además de que fue una de las pioneras de la inquisición. Condenó a más de 2.000 personas a la hoguera.

Juana «la loca»

Fue la reina de Castilla desde 1504 hasta 1555. En 1496 contrajo matrimonio con Felipe el Hermoso, de quien estaba perdidamente enamorada. Pero él cometió muchos adulterios y ella perdió la razón. Por su gran depresión dejó de comer y se abandonó por completo a la locura.

La reina virgen

Isabel I de Inglaterra, fue la reina de Inglaterra e Irlanda, desde 1558 hasta 1603. Esta reina nunca se casó, pero algunas fuentes aseguran que le gustaba mantener relaciones sexuales con sus súbditos.

La reina pérdida

María Antonieta, fue la archiduquesa de Austria y reina consorte de Francia. Desde muy joven fue obligada a contraer nupcias con Luis XVI de Francia. Su reinado se distinguió por el gran derroche de riqueza;  fue destronada y acusada de múltiples crímenes y finalmente, fue ejecutada en la plaza pública, en el marco de la Revolución de París, el 13 de octubre de 1793.

La condesa sangrienta

Erzsébet Báthory, fue una poderosa aristócrata de Hungría. El poder que tenía esta mujer fue tal, que pasaron varias décadas sin que nadie se percatara de los horribles asesinatos que cometía en su castillo. Se cree que asesinaba y desangraba jóvenes vírgenes, para obtener la eterna juventud.

Imagen: wikipedia.org

Mujeres de la realeza con los sobrenombres más escalofriantes
24 febrero, 2017


Ver más Artículo al azar