Pagó para que la inseminaran de su esposo, pero terminó embarazada de otro hombre

En la actualidad, varias parejas que no pueden procrear de manera natural, optan por la fertilización in vitro, sistema por el cual se insemina a la mujer con la simiente de su esposo o o un donante. Pero el caso que presentamos, es el de una mujer que “pagó para que la inseminaran de su esposo, pero terminó embarazada de otro hombre”.

Lo más reciente:

Anhelaban tener su segundo hijo


Los hechos se desarrollaron en Long Island, en el año 2002, en una clínica de fertilidad a la que acudía una pareja deseosa de tener un hijo, pero grande fue su sorpresa, al ver que efectivamente la mujer, Nancy Andrews,  quedó embarazada, pero no precisamente de su esposo, sino de otro individuo. Sólo se percataron de ello, hasta cuando la mujer dio a luz y notaron las grandes diferencias y la poca familiaridad con el progenitor.

Esa pareja debió hacer un esfuerzo por no dejar enturbiar la alegría de la llegada de un nuevo ser,  a quien llamaron Jessica. Sin embargo, ellos manifestaron: “amamos mucho a nuestra pequeña Jessica, pero  nos recuerda este terrible error cada vez que nos fijamos en ella. Eso es algo imposible de olvidar y de ignorar». Finalmente demandaron a la clínica en el Tribunal Supremo de la ciudad de Manhattan.

La niña nació con rasgos afrodescendientes

El rasgo más diciente de la tamaña equivocación, es que la niña nació con la piel de color oscuro, cuando Thomas Andrews, su padre, es blanco y Nancy es de tez trigueña. Prácticamente, las facciones de Jessica corresponden a una persona de procedencia africana y así lo estipularon en la demanda.

A través de varias pruebas caseras de ADN, Nancy y Thomas corroboraron que habían sido engañados en aquella clínica y luego, con pruebas oficiales, demostraron sus argumentos. El padre es un sujeto desconocido y la simiente del señor Andrews, por alguna razón fue descartada.

La pareja, consternada por lo que estaban afrontando,  expresaron ante los tribunales, que se sentían muy golpeados emocionalmente, porque según ellos, nunca les informaron acerca de la posibilidad de que un error de esta clase podría presentarse. «Tememos que nuestra hija va a ser objeto de burla y el ridículo por otros niños, tanto en la escuela y a medida que crece», agregaron.

Pero la respuesta de la Justicia estadounidense, específicamente el ‘Tribunal Supremo de Justicia del Estado Sheila Abdus-Salaam’, no favoreció a los afectados, sino que incluso estimó que no hay razón por la cual, la pareja denunciante se sienta afligida, pues la bebé nació en perfectas condiciones de salud y eso no representa ninguna lesión mental para los padres, como plantearon la demanda.

No obstante, el juez aunque descartó varios aspectos de la denuncia, falló en contra de la clínica denominada “Nueva York Servicios Médicos para la Medicina Reproductiva”, declarándola  como culpable de haber inseminado a Nancy Andrews, con el fluido seminal equivocado. Por su parte, los esposos Andrews continuaron en su lucha por una indemnización y no tuvieron más remedio que aprender a amar a su hija, tal como es.

Imagen: wikipedia.org

Pagó para que la inseminaran de su esposo, pero terminó embarazada de otro hombre
11 julio, 2016

Ver más Artículo al azar